Masa de pizza

Como hacer masa de pizza casera

Cómo hacer masa de pizza

Sólo 4 ingredientes: agua, levadura, harina, sal. Una receta de masa de pizza súper fácil de hacer.

Con las cantidades de la receta puedes hacer una pizza muy grande o 2 medianas. También puedes duplicar o triplicar las cantidades para hacer mucha más cantidad y congelarlo.

Cómo hacer masa de pizza

Esta receta es mucho mejor cuando la hacemos con tiempo y lo dejamos que enfríe en la nevera durante 1 día o 2, para que leude lentamente y en un entorno fresco. Esto va a ayudar a desarrollar los sabores de la masa y le dará a la corteza una textura mejor.

Cuando llega el momento de hornear la pizza, mi consejo es que esperes 15 minutos a que se caliente el horno antes de meterla para que coja bien de calor. Esto hará que la pizza se haga rápidamente, formándose, una crujiente costra dorada.

Cómo hacer masa de pizza casera

Ingredientes para 500 gramos de masa (suficiente para 2 pizzas de 24 cm)

  • 1 cucharadita de levadura seca activa
  • 180 ml de agua tibia (no caliente)
  • 250 gramos de harina, o más si es necesario
  • 1 y 1/2 cucharaditas de sal

Equipo

  • Una amasadora con el accesorio gancho de amasar, o un tazón y músculo para amasar
  • Espátula rígida
  • Papel de film

Elaboración

  1. Disolver la levadura en el agua: Vertemos el agua tibia en el bol de la amasadora y espolvoreamos la levadura encima, revolvemos la levadura para que se distribuya y esperamos hasta que este disuelta completamente.

  2. Mezclar la harina y la sal: Incorporamos la harina y la sal al bol donde está la levadura disuelta. Revolvemos con una espátula para que se integre todo.

  3. Amasar: Con el gancho de amasar puesto (o con nuestras manos), amasamos a velocidad baja todos los ingredientes durante unos 5 minutos, hasta que se forme una bola ligeramente pegajosa. Si vemos que la masa se pega demasiado a los bordes (o a las manos), añadimos una cucharada más de harina, hasta que podamos trabajar bien con ella.

Ahora podemos elegir una de estas 3 opciones:

Opción 1: Usar la masa de inmediato: Si necesitamos hacer la masa ya, olvida la fermentación y estira la masa inmediatamente. La pizza tendrá una masa delgada con un sabor muy parecido al de galletas.

Opción 2: Dejar fermentar la masa: Si has hecho la masa con antelación, entonces deja fermentar la masa. Engrasamos ligeramente un bol, colocamos encima la masa y cubrimos el bol con un paño limpio y seco, dejándolo a un lado a temperatura ambiente durante 1 hora u hora y media, hasta que veamos que ha doblado su volumen.

Opción 3: Guardar la masa en la nevera: Si no vamos a utilizar la masa hoy, ponemos la masa en un recipiente, lo tapamos y lo guardamos en el frigorífico. Si hay tiempo, lo dejamos fermentar una media hora antes de guardarlo en el frigorífico.

  1. Preparar el horno para la cocción: Si la masa ha estado en la nevera, la sacamos y la dejamos a temperatura ambiente mientras el horno está calentándose. Calentamos el horno a 225 ºC y ponemos la rejilla del horno en la parte baja del horno.

  2. Preparar las pizzas: Dividimos la masa a la mitad y estiramos una mitad con ayuda de un rodillo sobre una superficie de trabaja enharinada. Le damos la forma y el grosor que queramos y la rellenamos con los ingredientes que deseemos.

  3. Hornear la pizza: Introducimos la pizza en el horno y dejamos que se hornee entre 5-10 minutos, hasta que veamos que el queso se ha derretido, que la corteza está dorada y que los bordes están marroncitos. El tiempo de cocción va a variar dependiendo de la temperatura de nuestro horno y del grosor de la pizza.

  4. Enfriar y comer: Sacamos la pizza y dejamos que se enfríe lo suficiente como para que no nos quememos la lengua. mientras tanto puedes hornear la otra mitad de pizza.

Notas.

La masa de la pizza también se puede congelar hasta 3 meses. Sólo tienes que descongelarlo en la nevera 12 horas antes de comenzar a hornearlo.