Masa de pizza

Como hacer masa de pizza casera

Pizza de salmón

Pizza de salmón

¿A quién no le gusta la pizza? No me refiero a la horrible y grasienta versión de las cadenas de pizzerias, sino a las pizzas de masa casera, con una base livianas, fina y crujiente, llenas de ingredientes de buena calidad, como esta pizza de salmón.

Esta pizza de salmón ahumado o cocido, es simplemente deliciosa. Todos los sabores funcionan muy bien juntos, el salmón ahumado, la rúcula, las alcaparras, el limón, y la crema agria. ¿A quién no le puede gustar?

Ingredientes para 2 pizzas

Para la masa de pizza casera (para 2 bases):

  • 240 ml de agua tibia
  • 1 cucharada de levadura seca
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 450 gr de harina para todo uso
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal

Para la salsa:

  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo, finamente picados
  • 400 gr de tomates triturados
  • 3 cucharadas de pasta de tomate
  • 1/2 cucharadita de orégano seco o de otras hierbas aromáticas

Para el resto de ingredientes:

  • 200 gr de queso mozzarella rallado
  • 1 taza de tomates cherry, cortados por la mitad
  • 200 gramos de salmón ahumado o cocido desmenuzado
  • 1-2 cucharadas de alcaparras picadas
  • 1/4 de cebolla morada, cortada en rodajas finas
  • Un puñado de rúcula
  • Un puñado de hojas de albahaca

Para el aderezo de limón:

  • 1/4 taza de crema fresca o crema agria
  • El zumo y la cáscara de un limón pequeño

Modo de elaboración

Para hacer la masa de la pizza, en un recipiente mezclamos la levadura y el azúcar con el agua, removiéndolo bien para que se disuelvan. Dejamos que repose en un lugar caldeado hasta que la levadura se haya disuelto y la mezcla esté muy espumosa.

Ponemos la harina, el aceite de oliva y la sal en un recipiente grande. Vertemos la mezcla de levadura y lo removemos bien para formar una masa.

Amasamos la masa con las manos durante 10 minutos, hasta que esté suave y elástica, luego la colocamos en un recipiente engrasado. Lo cubrimos con un paño o film transparente, y dejamos que fermente en un lugar caldeado, hasta que duplique su volumen (unos 40 minutos).

Mientras esperamos, podemos hacer la salsa de la pizza. Calentamos el aceite de oliva en una sartén mediana a fuego medio. Sofreímos el ajo durante 30-60 segundos.

Añadimos los tomates triturados, la pasta de tomate y las hierbas secas, y dejamos que cueza a fuego lento, sin tapa, revolviendo ocasionalmente, durante 10-12 minutos hasta que la salsa esté espesa. Lo sazonamos al gusto con sal y pimienta negra.

Una vez que haya fermentado, golpeamos la masa y la dividimos en dos partes iguales. Extendemos cada pieza sobre una superficie enharinada formando un disco de unos 20 cm de diámetro (cuanto más delgada sea la base de la pizza, mejor). Las bases de las pizzas ya están listas.

Precalentamos el horno a 230 grados. Ponemos dos piedras de pizza en estantes separados en el horno para precalentarlas. También podemos precalentar 2 bandejas de horno. Calentarlas ayuda a que las bases queden crujientes por la base.

Colocamos cada base de pizza en una hoja de papel de horno. Extendemos la salsa de tomate sobre cada base, dejando limpio el borde.

Espolvoreamos la mozzarella y ponemos encima los tomates cherry (cortados por el lado de arriba). Levantamos con cuidado el papel de horno con la pizza encima, y lo ponemos sobre una piedra caliente precalentada o en una bandeja.

Introducimos la pizza en el horno hasta que la base esté crujiente y el queso esté derretido y dorado, unos 10-12 minutos.

Mezclamos la crema agria, la ralladura de limón y el jugo. Sacamos las pizzas del horno y colocamos encima el salmón, las alcaparras, la cebolla roja, la rúcula y la albahaca. Terminamos con un poco de aderezo de limón por encima.

Notas

La masa de pizza se puede mantener fresca durante unos días en la nevera, simplemente envuélvela en film transparente y extiéndala cuando la necesites.

Y si prefieres algo diferente, prueba a utilizar como base de pizza una focaccia.