Masa de pizza

Como hacer masa de pizza casera

Pizza Margarita

Pizza Margarita

La corteza fina y crujiente es el sello distintivo de una auténtica pizza italiana. Y no hay mejor embajadora de la pizza italiana que la pizza Margarita o Margherita, la más básica de todas.

Menos es más en la pizza, y una deliciosa salsa de tomate casera aderezada con hierbas aromáticas, y un poco de queso mozzarella fresco, es suficiente para crear una delicia.

Ingredientes para 2 pizzas

Para la masa:

  • 2 y 1/4 cucharaditas de levadura seca
  • 320 ml de agua tibia
  • 440 gramos de harina para todo uso
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 3/4 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de azúcar

Para el relleno:

  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen
  • 1/2 cebolla mediana, finamente picada
  • 1 ramita de perejil picado
  • 1 diente de ajo grande, finamente picado
  • 1/4 cucharadita de orégano seco
  • 1 y 1/2 taza de tomates pelados triturados
  • Un puñado de hojas de albahaca fresca
  • 100 gramos de mozzarella fresca, cortada en rodajas finas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • Pimienta negra recién molida y sal

Instrucciones

Para preparar la masa:

En un recipiente grande para mezclar o en el bol de la amasadora equipada con un gancho amasador, mezclamos la levadura y el agua tibia. Lo removemos y dejamos que repose 5 minutos hasta que la levadura se disuelva y empiece a espumar.

Esto se llama "fermentación" de la levadura. Si la levadura no se disuelve, es que está muerta. Hay que volver a mezclarlo añadiendo levadura activa.

Agregamos la harina, el aceite de oliva, la sal y el azúcar, y lo mezclamos a mano o con el gancho amasador a baja velocidad durante 1 minuto.

Una vez mezclados todos los ingredientes, seguimos amasando durante 7 minutos más. Si vemos que la masa está demasiado pegajosa, agregamos un poco más de harina, hasta obtener una masa elástica.

La golpeamos con el dedo, y si vuelve a su posición lentamente, está lista para leudar. Si no, hay que seguir amasando.

Hacemos una bola con la masa, y la ponemos en un recipiente ligeramente engrasado con aceite de oliva. Lo cubrimos con film y dejamos que leude a temperatura ambiente.

Dependiendo del tipo de levadura, la masa se duplicará en 1 o 2 horas. Golpeamos la masa para que libere el aire, y lo dividimos en dos.

Hacemos una bola con cada mitad, y lo dejamos reposar tapado en recipientes separados durante 15 minutos.

Precalentamos el horno a temperatura máxima, durante un mínimo de 30 minutos.

Después de los 15 minutos, aplanamos cada bola sobre una superficie ligeramente enharinada. Estiramos la masa con un rodillo, o con la mano, formando un círculo redondo de aproximadamente 30 cm.

Levantamos la masa y la colocamos sobre una bandeja para pizzas, creando un borde más grueso. Para evitar que el relleno empape la masa de la pizza, untamos ligeramente la parte superior con aceite de oliva. Dejamos que repose 15 minutos antes de repartir los ingredientes.

Para preparar el relleno:

En una sartén, calentamos 1 cucharada de aceite a fuego medio-alto. Sofreímos la cebolla y el perejil durante unos minutos, agregamos el ajo y el orégano, y lo cocinamos unos segundos.

Incorporamos los tomates, aplastándolos con un tenedor a medida que los añades en la sartén. Dejamos que la mezcla hierva, revolviéndolo de vez en cuando, durante 5 minutos o hasta que espese.

Extendemos esta salsa sobre la base de la pizza, espolvoreamos la albahaca, cortamos la mozzarella y por último, vertemos el aceite en un hilo fino. Terminamos con una pizca de pimienta negra y un poco de sal.

Introducimos la pizza en la rejilla inferior del horno y dejamos que se cocine durante 10-15 minutos, o hasta que la parte superior esté dorada y el queso se haya derretido.

Luego, con una espátula y un guante de cocina, sacamos la pizza agarrando la bandeja con firmeza con la mano protegida y usando la espátula para deslizar la pizza afuera.

Notas

Puedes congelar la otra parte de la masa.

Variación: En Nápoles, los tomates frescos o enlatados a menudo reemplazan a la salsa de tomate en la pizza. Si lo haces así, asegúrate de que los tomates sean de temporada, carnosos y maduros, con un gran sabor.

Más Variaciones: La clave es la moderación. Puedes utilizar cualquiera de los siguientes ingredientes, pero solo la cantidad suficiente para no abrumar el sabor final: Cebolla roja cortada en rodajas, aceitunas sin hueso, pepperoni, anchoas, champiñones en rodajas, ramilletes de brócoli o coliflor al vapor, salami, prosciutto, pimientos asados, gambas, salchicha italiana cocida, hierbas frescas como mejorana, orégano, menta, ajo, romero o salvia.