Masa de pizza

Como hacer masa de pizza casera

Masa pizza italiana

¿Quieres saber cómo hacer una masa de pizza realmente italiana? La base de la pizza es lo más importante ya que es lo que le da a la pizza su textura y mantiene unidos los sabores, y una bien hecha, puede hacer sentir que has sido transportado de regreso a Italia.

Como el resto de la comida italiana, la mejor pizza italiana es la que se elabora con ingredientes frescos y locales, especialmente los que son denominación de origen protegida.

Masa pizza italiana

Aunque la auténtica pizza italiana, siempre debe ser cocinada en un horno de leña, de hecho, una pizzería sin uno, no puede, legalmente, llamarse una pizzería.

La pizza en Nápoles es conocida como "pizza alta" (con la masa gruesa), mientras que en Roma es tradicionalmente una masa fina y crujiente.

Lo que se necesita para hacer una masa de pizza italiana

Estas cantidades son para hacer 4 pizzas de 30 cm de diámetro.

  • 600 ml de agua tibia
  • 1 kg de harina tipo "00"
  • 25 gramos de levadura fresca o 2 cucharadas de levadura seca
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 y 1/2 cucharaditas de sal
  • 2 cucharaditas de azúcar

Una nota sobre la harina: la harina "00" es una harina de media fuerza, el equivalente a una harina de repostería.

Cómo hacer tu pizza:

  1. Mezcla la levadura en un bol mediano con el agua tibia. El agua debe de estar tibia, no caliente. Remuévelo hasta que la levadura se disuelva.
  2. Coloca casi toda la harina sobre una superficie de trabajo en forma de volcán, y vierte la mezcla de agua caliente y levadura, junto con los demás ingredientes en el hueco del volcán.
  3. Con tus propias manos, ve amasando todos los ingredientes durante 10-15 minutos, hasta que la masa esté suave y elástica, manteniendo en todo tiempo la superficie enharinada.
  4. Engrasa un recipiente con aceite de oliva y coloca la masa dentro. Dale la vuelta a la masa para que la parte superior quede ligeramente engrasada. Cúbrelo con un trapo limpio y deja que repose a temperatura ambiente por lo menos cuatro o cinco horas.
  5. Media hora antes, calienta el horno a 200 º centígrados.
  6. Coloca la masa sobre una superficie untada en harina y aplástala para eliminar el aire de dentro. Parte la masa por la mitad y deja que repose durante unos 10 minutos más.
  7. Estira la masa con un rodillo con el grosor que elijas, gorda (al estilo napolitano) o fina (estilo romano). Sita la masa en un molde para pizza engrasado o simplemente una bandeja para hornear.
  8. Incorpora la salsa de tomate si quieres una pizza rossa, o no lo hagas si prefieres una pizza bianca, sin salsa de tomate. Pincela los bordes de la corteza con un poco de aceite de oliva.
  9. Introduce en el horno la pizza durante 10 minutos y luego añade el resto de los ingredientes. Deja que la pizza se hornee hasta que la corteza esté dorada y el queso se haya derretido.
  10. Saca la pizza del horno y decóralo con unas hojas de albahaca. ¡Y a disfrutar!