Masa de pizza

Como hacer masa de pizza casera

Pizza de pollo

Pizza de pollo

Esta pizza es una especie de pizza carbonara, pero con pollo, y el resultado es fantástico. Así que si te gusta la salsa carbonara, y te gusta el pollo, esta es tu pizza. La masa es esponjosa estilo pan, y la salsa es una bechamel ligera con queso que es una delicia.

Puedes aligerar la salsa utilizando leche semidesnatada o desnatada, que es mucho más fina que una bechamel con nata.

Uso esta receta para masa de pizza todo el tiempo. Ten en cuenta que la receta de la masa da para dos pizzas grandes, así que si quieres hacer solo una, puedes congelar la otra masa para otra ocasión.

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 20 MINUTOS

TIEMPO DE COCCIÓN: 20 MINUTOS

TIEMPO TOTAL: 40 MINUTOS

PORCIONES: 8

Ingredientes

Para la masa:

  • 325 ml de agua tibia
  • 3,5 gramos de levadura seca
  • 1/2 cucharada de azúcar
  • 1/2 cucharada de sal
  • 500 gr de harina de fuerza

Para la salsa:

  • 50 gr de mantequilla
  • 30 gr de harina
  • 360 ml de nata caliente
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de ajo en polvo
  • 50 gr de queso parmesano

Para el relleno:

  • 1/2 pechuga de pollo picada
  • 1 cucharada de aceite
  • 3/4 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de ajo en polvo
  • 1/2 cebolla picada en trozos pequeños
  • 2 lonchas de bacon cocido y picado
  • 150 gramos de queso rallado

Modo de elaboración

Empezamos haciendo la masa. Disolvemos bien la levadura en el agua tibia, junto con la sal y el azúcar. Esperamos un par de minutos y veremos que empiezan a salir burbujitas, eso está bien.

Añadimos la harina poco a poco, y empezamos a amasar (puedes hacerlo a mano o con una amasadora y el gancho) a velocidad baja hasta que se forme una masa ligeramente pegajosa. No es necesario amasar durante mucho tiempo.

Ponemos la masa en un bol o recipiente limpio, lo tapamos con un paño ligeramente húmedo, y dejamos que leude en un lugar calentito a temperatura ambiente durante una hora como mínimo.

Si es verano, simplemente déjalo en la encimera. Si es invierno, Puedes ayudar a crear una habitación más caldeada encendiendo el horno y dejando la puerta ligeramente abierta para que caliente.

Mientras tanto, podemos ir preparando el relleno. En una sartén mediana, sofreímos el pollo en el aceite y le añadimos la sal y el ajo en polvo. Lo removemos bien y salteamos unos 6-7 minutos hasta que esté bien cocido. El tiempo de cocción dependerá del tamaño del pollo, por eso es recomendable picarlo en trozos pequeños.

Reservamos el pollo y limpiamos la sartén. En la misma sartén, derretimos la mantequilla. Agregamos la harina y empezamos a removerlo con unas varillas hasta que esté suave. Lo dejamos cocer así un minuto.

Vertemos la leche caliente sin parar de removerlo, hasta formar una bechamel fina y suave. Agregamos la sal, el ajo en polvo y el queso parmesano, y seguimos cocinándolo hasta que espese. Lo retiramos del fuego.

Precalentamos el horno a 200 grados. Tiene que estar calentándose por lo menos 20 minutos antes de introducir la pizza.

Ponemos la bola de masa sobre una superficie enharinada y la estiramos, con las manos o con el rodillo, como nos sea más cómodo.

Colocamos la masa estirada sobre una piedra para horno y la horneamos durante 7-8 minutos, hasta que esté ligeramente hinchada y seca por encima.

Retiramos del horno y vertemos aproximadamente 1 taza de la salsa sobre la masa. Cubrimos con pollo, la cebolla y el bacon. Lo volvemos a meter en el horno otros 5-6 minutos a 200 grados.

Espolvoreamos el queso y lo volvemos a hornear hasta que se derrita, aproximadamente de 2 a 3 minutos.